domingo, 16 de octubre de 2005

MAR







La playa se duerme ante el arrullo de las olas,
Coquetas las palmeras susurran amor al viento hermano,
sol majestuoso que cosquillea la blanca arena...
Y tú mar... azul en lontananza... azul en lo infinito...
Te pierdes en la lejanía


Eres mar la placidez del mundo,
El solaz del hombre que en su pobreza sufre,
El solaz del hombre que en su riqueza nada.
Eres metáfora ... eres poesía...
Eres la paz que el mundo tanto ansía.


¡Oh mar! Si un poquito de tu azul me dieras,
para inundar los campos, las ciudades y
así bañar de azul al inclemente tiempo,
que raudo pasa sin dar tregua a tantos males.


Amy (1999)