domingo, 16 de octubre de 2005





EN EL SILENCIO DE LAS BALAS

Se desgarran las pieles
y lloran desconsoladas las almas.
Sin tregua se rompen pactos,
la lucha incesante no cesa y...
en el fragor de la lucha se despierta la vida.