lunes, 17 de abril de 2006

PAISAJES DE MI TIERRA



El Pueblito. Fotos tomadas por Tania Lorena Saade Fernández

De regreso a casa, después de disfrutar unos días con mi familia, vuelvo nostálgica, con un sabor a patria... con un sabor a mi Costa Atlántica. No es nacionalismo, claro está, sino ese apreciar lo bello que Dios nos ha regalado a los colombianos, y que tal vez muchos no valoran en todo el sentido de la palabra.

Orgullosa estoy de cada rama, de cada agua que remoja nuestras playas, de cada árbol que sirve de habitación a nuestra abundante fauna. Pero más que orgullosa, siento que este paisaje envuelve, llama a la paz, a la armonía, a la reflexión, al sosiego, a la inspiración. Por esto, he querido esta vez dedicar mi post, a ese lugar que es parte de nuestro pasado, ese pasado que un dia fue truncado, dilapidado, saqueado, mancillado, pero que gracias a Dios, en medio de las desventuras, pudo legarnos un presente verde, un presente en el que la naturaleza se impuso y luchó por sobrevivir ante todo, gracias a la fuerza de una cultura precolombina: la tairona, que habitó durante centenares de años el macizo de la Sierra Nevada, que pocos datos nos dejó acerca de sus conocimientos y su compleja organización social, y que pese a ello, como herencia para nuestro pueblo colombiano, nos legó caminos empedrados y terrazas enlosadas, que hoy en día se han constituido en unas de las reliquias arqueológicas más importantes de Colombia. Esta zona es llamada actualmente"Pueblito", y se encuentra ubicado a tres horas a pie, por un camino empedrado.

"Pueblito" es esta una de las ciudades Taironas más importantes y la única accesible al turista, quien se deleita observando puentes, canales, escaleras, terrazas de cultivo que reflejan el grado de desarrollo alcanzado por esta cultura.

"Pueblito" se encuentra dentro de las estribaciones del Parque Nacional Natural Tairona, el cual cuenta con una extensión de 15.000 hectáreas, de las cuales 3.000 corresponden a la faja marina y las 12.000 restantes a la parte terrestre. Este es un complejo natural hermoso en el que el paisaje se goza ostentando sus playas, sus manglares, los retadores arrecifes coralinos y cerros que son una provocación para turistas nacionales y extranjeros, que se arriesgan muchas veces a enfrentar.

Y que decir de la fauna que se encuentra en los bosques? Aves hermosas, reptiles, mamíferos y muchas otras especies que son un deleite para el que a ese lugar visita.

En la siguiente foto, podemos observar una hermosa iguana, que se mimetiza tal vez temerosa de la mano de su gran depredador: el hombre. Altiva levanta su cabeza como diciendo: "Aquí estoy y aquí me quedo"; que se camufla entre las ramas de un bosque que parece encantado, que brilla y que se integra a nuestra piel, para darnos a entender que ese paisaje es parte de nosotros, y como tal debemos velar por él.
Iguana mimetizada en el Parque Tairona,
foto tomada por Tania Saade Fernández

Grupo de Arhuacos, pertenecientes a la cultura Tairona.

A ESTA TIERRA MÍA, DEDICO MIS VERSOS

No es la tierra olvidada del poeta,
no es camino sin andar,
no es vereda sin sus pasos...

Es paisaje virgen de mar y bosques...
es poema que reverdece
y en versos magnos de nuestras almas
se apodera.

Es rio y es mar,
es cielo y tierra en comunión...
es un alto en el camino
de un pasado truncado por la ambición y la codicia...
es una voz que se ahínca en el espacio
y nos inspira y nos delata.

Es un canto a la tierra...
es una lira que entona un himno a la tierra mía.

Amy/abril 17 de 2006