sábado, 10 de diciembre de 2005

DE NUEVO SOBRE LA NAVIDAD


¿Sabías que la Brisa de Navidad puede hablar a tu corazòn?


Ella es juguetona y se mete en tus entrañas y ríe, y ama, y salta retozando en tu corazón, y recuerda cada instante vivido, cada palabra que no se dijo, cada palabra que amó, cada palabra que dijo un Sí a lo que es bueno... cada palabra que supo manifestar un No ante la deplorable y virulenta propuesta.
Es tan vivaz esa Brisa, que sabe bien cuánto ella me encanta, y juguetea con mi piel, y azota suavemente mi rostro... y se introduce por cada uno de mis poros, haciendome soñar, haciéndome reflexionar acerca de lo que soy, de lo que he sido y lo que me falta por ser.
Amo esa Brisa de Navidad, asi me haga sentir nostálgica y provoque el derrame de una lágrima que hace rejuvenecer más mis ojos.
Gracias Dios por existir y regalarme tu Brisa de Navidad.
TÚ QUE ME VISITAS, VEN Y ELEVEMOS UNA ORACIÓN EN ESTAS NAVIDADES


Papito Dios, Tú que has venido a salvarnos, te pido días, meses, años, siglos de paz. Que la miseria en el mundo desaparezca, Papito Dios, te pido a ti. Tú que naciste de María Pura y Virgen, te pido AMOR y PUREZA para este mundo. Y Tú que eres salvador, no permitas que el hombre atente contra la Naturaleza... No permitas asímismo, que esa Naturaleza hermosa que has creado, se vuelva contra nosotros, para defenderse de lo que a diario le hacemos. Papito Dios... Tú que nos regalaste esta vida para vivirla, permítenos Padre Santo, vivirla de acuerdo a tu gloriosa vida.
Amén y Amén